YouTube y su gestión del copyright: Content ID

Content ID, para el que no lo sepa, es el sistema que inventó YouTube en 2007 para hacer un seguimiento de los vídeos que se subían a sus servidores comparándolos con una base de datos de material con copyright, de forma que se pudiesen tomar acciones contra estos vídeos. Las empresas propietarias del copyright le pasan el material a YouTube para que pueda compararlo, siendo éste quien lo busca y te deja elegir qué hacer con ello. En una mentalidad cerrada anti todo lo que huela a piratería hay empresas que elegían eliminarlo, sin embargo los tiempos cambian y YouTube se adaptó adecuadamente a ellos ofreciendo a los propietarios de contenido “oye, mis vídeos tienen un huevo de visitas y sabes que son una forma de promoción, te ofrezco meterles publicidad y pagarte por ellos en lugar de eliminarlos”. Y así es como YouTube está lleno de material con copyright legal por el que las empresas cobran, aunque lo subas tú de ese disco que te bajaste de Torrent. Está explicado de forma oficial aquí.

Fue un movimiento tremendamente inteligente para contentar a todos, a los artistas, a las discográficas, a los usuarios y a YouTube mismo. No era ningún secreto que YouTube estaba lleno de material con copyright y que éste representaba un porcentaje altísimo de su total de visitas. Las discográficas estaban que trinaban, pero YouTube siempre se ha escudado en que va en contra de sus términos de uso infringir el copyright en los vídeos que subas y que si reclamabas algo lo borraban. Pero claro, ante los millones de usuarios subiendo vídeos de YouTube, siempre había alguien que te subía o resubía algo y era imposible de controlar, siempre encontrabas las canciones. Con esta herramienta de búsqueda de contenidos unido a su sistema de pago por publicidad consiguieron llegar a una solución intermedia. Ahora las discográficas y artistas pueden subir ellos mismos los vídeos y cobrar por la publicidad generada de sus visitas y, a su vez, controlar sin esfuerzo otras cosas que suban los usuarios por su cuenta.

Todos contentos, las discográficas cobran y tú te puedes meter a buscar canciones en YouTube sin sentirte Barbanegra, pero… ¿y YouTube? YouTube es posiblemente el mayor beneficiado, ya que todos esos contenidos suponen una enorme cantidad de visitas y de ingresos por publicidad de los que sí, dan parte a los propietarios de los vídeos pero se quedan otra parte que nadie sabe cuál es, ya que son muy opacos con los pagos y a ti te dicen “toma, tu vídeo a generado tanto” y tú haces un acto de fe. Realmente con Content ID, cuando hablamos de YouTube en realidad ya estamos diciendo Google. Google compró YouTube en 2006 y sacó Content ID en 2007, siendo ellos los que con su tecnología posibilitan el ingente procesamiento de datos que esto supone y que monetizan con publicidad muy al estilo Google y su AdSense. YouTube ya tenía en 2006 la sartén por el mango en este tema (su cantidad de visitas y su casi ausencia de competidores así lo demostraba), pero con la entrada de Google mucho más.

Esta semana ha surgido la noticia (y ha sido el detonante de esta entrada) de que YouTube había alcanzado los 1000 millones de $ en pagos a los suscritos a su programa Content ID desde 2007. Son muchos millones, sí, pero a mí no me parece tanto si lo comparamos con los millones de visitas de la web. Tampoco me voy a rasgar las vestiduras como usuario, a mí me parece genial poder entrar en YouTube a escuchar una canción, pero hay bastantes artistas que se han quejado de que los pagos que se hacen son ridículos, mucho menores que los de Spotify (de los que también hay voces detractoras). En esta web hacen una estimación basada en casos prácticos de que por 1 millón de visitas (cifra al alcance de pocos) recibes unos 752 € de pago. Hay otras fuentes más optimistas pero lo cierto es que todo son especulaciones ya que Google no dice cuánto paga, al contrario que iTunes, Spotify u otros servicios de streaming que son bastante más transparentes. Por no echar siempre la culpa a Google, habría que ver cuánta parte de este problema proviene de que las discográficas se queden un gran porcentaje de las ganancias. Al final esto es como el precio del kilo de patatas en la frutería y lo que se paga al agricultor, YouTube se lleva una parte, la discográfica se lleva otra parte de la parte y el artista se lleva las migajas. Al menos YouTube aquí es una nueva forma de negocio y de remuneración a artistas, teniendo ya muchos casos de “nativos de YouTube”, que se han dado a conocer ahí y cobran por sus vídeos, siendo además trampolín a comercializarse en otras plataformas online.

A mí me encantan estos temas de industria musical e internet. Podéis leer entradas similares del blog:

La curiosamente paralela historia de Napster y la industria de la música en Internet

Detrás de las Listas de Spotify

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s