La SGAE contra la sala Whippoorwill… ¿en defensa de la música?

Hay cosas que a uno le cuesta comprender en el mundo de la música, la eterna paradoja en la que, con demasiada frecuencia, los que dicen que defienden la música se acaban enfrentando a los que hacen cosas que la posibilitan. No pueden ser otros que los señores de la SGAE contra, satán encarnado, una sala de conciertos, conocidos lugares donde se suele reunir la gente a “matar la música”.

Considero que la SGAE es algo necesario, es necesario que alguien vele por el cumplimiento de los derechos de autor para que los músicos puedan ver remunerado su trabajo y que no haya terceros que se aprovechen y lucren a su costa. El problema no es el concepto, la SGAE teórica, sino la práctica por la que ahí dentro hay unos señores con nombres y apellidos que hacen justo eso que deberían combatir: se aprovechan y se lucran a costa del que trabaja por y para la música. El caso concreto del que hablo en esta entrada es la demanda judicial que ha interpuesto la SGAE hace unos pocos días contra la sala de conciertos Whippoorwill en Oviedo, acusándoles de que no les ha pagado la cantidad correspondiente a la celebración de una serie de conciertos.

El motivo de la demanda es que la sala debe pagar un 10% de la recaudación de un concierto a la SGAE, en concepto de derechos de autor y que, posteriormente la SGAE reparte a los grupos. Es decir, se lo tienes que quitar los músicos para que luego, en teoría, la SGAE se lo vuelva a dar, muy lógico. Por lo visto según me comentan, para agravar el tema, es el propietario de la sala el que debe coger esa parte de la recaudación e ir a la SGAE con el dinero en mano a pagarles. Entonces se aplica el 21% de IVA (re-aplica, porque ya se cobra en el PVP de la entrada) y, restado, la sociedad se lo pagaría al grupo. El propietario de la sala, Pachi, se defiende diciendo que “siempre que han venido a hablar conmigo les he dicho que con quien tienen que hablar es con los grupos y que no voy a hacer yo su trabajo”. Explicando cómo trabaja con los grupos, en una forma de actuar que no suena muy delictiva, asegura que él proporciona los equipos y técnico de sonido y se queda con la recaudación de la barra, mientras que la de las entradas se la queda el grupo, por lo que él no tiene ese dinero que le reclama la SGAE, sino que ya se lo ha dado a los grupos, y que el resto de cánones por ejercer su actividad como sala ya los paga religiosamente.

Pachi en el interior de la sala. Foto de M. Rojas en El Comercio

La SGAE no ha debido considerar que esto esté de acuerdo con los derechos de autor que gestiona, así que ha hecho lo que mejor sabe hacer, sacar a su ejército de abogados y demandar. No creo que Pachi sea un terrorista de la música que se aproveche de los grupos, pero ya le apuntan como criminal. Y la segunda parte del problema es la naturaleza inflada de esta demanda en concreto, que parece un ya que estamos demandando, echa unos euros más.

La demanda de las SGAE, publicada por la sala en su Facebook

La fórmula a aplicar es el 10% del precio de la entrada por el número de asistentes, lo que sería el 10% de los recaudado vaya, hasta ahí todo normal, pero en esta demanda las variables del cálculo están un poquito alteradas. El aforo que dice la sala que tiene es de 299 personas, pero ya veis las cuentas: asumo un 75% de aforo y lo multiplico por 2 (lo de asumir ya tiene tela, pero lo del x2 es misterio absoluto) por lo que queda un aforo de 499. Además de esto, parece ser que los precios de entradas no son los que realmente eran. Sin bucear en cifras, no hace falta ser un genio para darse cuenta de que Zenobia, por ejemplo, no recauda 6000 euros en Oviedo.

La sala ya ha recurrido a su abogado y en pleitos andan por el atentado musical de albergar conciertos desde hace algo más de un año. Pachi afirma que si no se resuelve de forma favorable puede que tenga que cerrar, ya que no tienen ese dinero. Y así es como la Sociedad General de Autores y Editores pone en riesgo la música en vivo en lugar de velar por ella, con demandas carentes de sentido y, encima, infladas. Esperemos que todo esto termine como la mayoría de las demandas que interpone la SGAE, a favor del demandado, y que la música siga su curso.

Facebook de la Sala: https://www.facebook.com/pachi.hernandezbarcelo
Noticia en El Comercio: http://www.elcomercio.es/oviedo/201410/02/sgae-reclama-euros-whippoorwill-20141002001808-v.html
Entrevista a Pachi: http://www.rtpa.es/sociedad:Polemica-reclamacion-de-la-Sociedad-General-de-Autores_111412104487.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s